Make your own free website on Tripod.com

Parrillada El Gaucho


Nombre: Parrillada El Gaucho

Ay!!...eso es lo primero que se me viene a la cabeza al recordar la ultima degustación realizada en este tipico y conocido lugar Monfortino. Presencia...buena; Aforo...no suele estar petado, Agradable...bastante bien. El propietario-cocinero se suele "enrollar"bastante con los comensales y suele ser gracioso, no así en la factura.

Que comemos aquí????....Churrasco!...dicen que preparan un Churrasco de cerdo muy bueno, la verdad yo no lo he probado y parece ser que tampoco lo tienen disponible siempre. Por lo tanto, la evaluacion es el de ternera o eso aparenta.

Sirven directamente las bandejas de churrasco acompañadas por una guarnicion de patatas fritas mas ensaladas y pan.

Las ensaladas: Bastante pobres y mínimas, se sale a un hojita o dos, mas "tronquito" de lechuga por persona, acompañado por un racionado numero de gajos de tomate de no mas de 2x2x1 cm; 3 laminas insignificantes de cebolla y una pizca de pimiento verde que se muestra triste y acongojado. Vamos....que las ensaladas se merecen un 2 en una escala de 1 a 10; si los comensales fueramos canarios u otro tipo de pajaros de jaula, pues el tamaño de las ensaladas estaría acorde con lo servido, pero me parece que no se daba el caso.

La bandeja de churrasco: Grande....sobre todo la bandeja, surtida de muchos "trozitos" y digo trozitos pequeñitos para que se me entienda, y rematada de patas fritas en el centro. Buen sistema éste de poner las patatas en la misma bandeja del churrasco, entran menos patatas y menos churrasco de lo normal. Aunque eso se soluciona con mas bandejas o simplemente apilando mas trozos de churrasco en la misma bandeja.

Aun asi las patatas que tocan por persona son contadas ,debían de proceder de una camion perdido de ayuda a kosovo ya que era uno de los alimentos mas buscados; incluso provocan enemistades y disputas entre los comensales lo que me plantea que se hace necesario un "patatero" o maquina para contar el numero de patatas fritas y asi hacer un reparto equitativo. Desde aquí invito y animo a cualquier amigo inventor al diseño de tan fabulosa maquina que sera de gran utilidad para futuras degustaciones en éste y otros tipos de "cutre-parrilladas".

Una vez repartidas las patatas llega la hora de la carne, ésta es la parte mas interesante de la desgustacion.Los corazones se aceleran, los musculos del antebrazo se tensan, el biceps toma forma, las falanginas y falangetas se amoldan a ese tenedor que apunta en la misma direccion del "cacho" de carne mas deseado, los ojos...abiertos como platos fijan el mayor trozo y con menor hueso de los presentes. Finalmente...todos a una, la bandeja....pesa menos!! ya solo rezuma aceite.

Bueno...centrándonos en los trozos servidos, decir que eran ENANOS, dudo que a alguno de los comensales le durara mas de 2 o 3 mordiscos, aunque alguno no pasaba de una simple dentellada; eso si, despues de quitarle demasiado hueso y grasa. Para rematar la faena, en plena fase de matiscación se aprecian ciertos detalles negativos; carne muy hecha y sin sal. Sin comentarios.

El pan: Las primeras paneras fueron el tipico pan de barra de cualquier panaderia monfortina, lo cual no está nada mal. Gracias a Dios en este pueblo gozamos de un pan diario excelente. Las paneras de "refuerzo" que llegaron posteriormente estaban formadas por un nuevo tipo de pan mucho mas artesanal y rico, lleno de agujeros y con una corteza excelente. Hubiera sido perfecto si lo sirvieran desde el principio.

El vino de la casa: El blanco, bien, sin filigranas. El tinto no estaba mal, algo peleón...pero se bebía.

En anteriores degustaciones sirvieron el vino tinto en una sublime jarra negra de ceramica con capacidad para unos 3 litros mas o menos, lo cual llamaba la atencion y ademas parecía que mejoraba su cata. En esta ultima reunion no participó éste "santo grial" no sabiendo porqué y tampoco se apreció su presencia en otras mesas del comedor.

Postres, cafes y chupitos: Lo tipico...flan, tarta helada (Contessa...como era de esperar), tarta de queso, etc...no hay nada que destacar ya que nada se salia de lo normal, excepto por el rocío de whiskey que caía por encima de la tarta helada a gusto del personal. Para rematar los cafes de siempre y unos cuantos tubos de baileys con hielo, que por supuesto cobraron para afinar la cutrería.

Valoracion: 2 sobre 5, no consigue el aprobado y entra en el baremo de los "cutre-lugares" con un NM (necesita mejorar). Creo que el hombre es el unico animal que tropieza dos veces en la misma piedra pero por lo menos a mi se me ha roto ya una vez el pie.